Editoriales

El estado de la economía y de unas movilizaciones que deberán cuestionarlo

Se inicia el otoño con el anuncio de reformas como la laboral, la fiscal y la de pensiones, que está ya muy avanzada. Todas supondrán más recortes sociales a los que hay que sumar una inflación que se dispara y que inevitablemente ataca a las clases trabajadoras. Ante ello, no solo habrá que retomar las movilizaciones, sino que estas no podrán repetirse en la misma forma en que se dieron en la década anterior, empezando porque habrá que situarlas en una clara ruptura con la política imperial de la Unión Europea.

Sí se puede… planificando al servicio del pueblo [Editorial Revista Nº22]

[EDITORIAL] Se profundiza en una gravísima situación de crisis social y laboral que afecta a cada vez más sectores, que ven cómo pueden ser o directamente están siendo arrojados al abismo; todos los informes muestran que la pobreza se está disparando y que ninguna de las medidas sociales anunciadas por el gobierno está siendo capaz de frenar esta deriva. Los ingresos mínimos vitales y demás ayudas, ya mínimos en su concepción, encima no se materializan como se proclamaban tan teatralmente; los ERTES se convierten en ERES a una velocidad cada vez más elevada; y el endeudamiento, o directamente quiebra de pequeños negocios, es una realidad. El último episodio de la comedia gubernamental ha sido la tan cacareada ley de vivienda, uno de los acuerdos centrales de la autoproclamada coalición progresista, reducida a bonificaciones fiscales a especuladores, incapaces de tocar los precios abusivos ni por supuesto parar la sangría de los desahucios.

Editorial Pim pam pum: El capitalismo y la factura de la luz

Nos centramos hoy en el precio de la electricidad porque la llegada del invierno – el frío y más horas de oscuridad – recrudece una situación que ya era límite para muchas familias, y porque la propiedad privada de la producción y suministro eléctrico en manos de multinacionales y con exministros de gobiernos de todos los colores llenando sus consejos de administración, hacen que sea especialmente evidente el robo a mano armada a que nos someten diariamente.

Pactos de la Moncloa o nuestro pacto para tomarla

Editorial: ¿Pactos de la Moncloa o nuestro pacto para tomarla?

No estoy muy seguro de que ustedes estén de acuerdo con el gobierno provisional. Pero sí estoy seguro de que...