COMUNICADO DE RED ROJA ANTE EL CONFLICTO CON CASMADRID

Desde hace algunas semanas, personas que actúan en nombre del sindicato SAS y de Solidaridad Obrera vienen difamando y descalificando a nuestra compañera Ángeles Maestro y lo están haciendo públicamente a través de redes sociales con el intento evidente de desacreditarla y a, través de ella, a nuestra organización.

Aunque el intento es vano, porque en medios militantes de Madrid, más allá de afinidades ideológicas y políticas, es bien conocida la trayectoria de honestidad y firmeza de Nines y de nuestra organización, ante la confusión que tales infamias pudieran crear creemos necesario manifestar lo siguiente:

1º Que Red Roja y Nines Maestro en particular, han venido colaborando con CAS Madrid desde su creación y poniendo su esfuerzo militante individual y colectivo al servicio de los objetivos de dicha asociación, como es bien sabido en Madrid y en el resto del Estado. Además, desde hace años, Ángeles está cotizando individualmente como socia de CAS Madrid.

2º Que en la propia manifestación del pasado 20 de junio, a Ángeles Maestro se la designó  como  “portavoz de CAS Madrid” ante los medios de comunicación, hecho conocido por los representantes de las mismas organizaciones que ahora la pretenden desacreditar.

3º Que en una reunión de coordinación de los colectivos que apoyan a CAS Madrid, inmediatamente posterior a la manifestación citada, en la que la propuesta del SAS y de Solidaridad Obrera era – en contra de acuerdos adoptados previamente – suscribir un manifiesto con CC.OO, UGT, la FRAVM y otras organizaciones situadas en la órbita del actual gobierno central, se le hizo saber a nuestra compañera por parte de Angel y Manolo, respectivos representantes de los dos sindicatos citados, que ni ella, ni Red Roja, podían participar en la decisión “porque Red Roja es un partido político”.

4º Que la flagrante y manifiesta expulsión de la reunión de coordinación de CAS Madrid de nuestra compañera y de Red Roja con tan peregrino e inaceptable argumento (otro tanto se hizo con el entonces presidente de CAS Juan Antonio Gómez Liébana), encubría el objetivo de intentar ganar una votación con la finalidad de situar a CAS Madrid – que había demostrado pocos días antes su capacidad de convocatoria con posiciones absolutamente independientes – en la órbita del gobierno “progresista”.

5º Que objetivamente, e independientemente de la voluntad de quienes iniciaron este proceso de división y de pretensión de degradación de los principios de independencia del poder CAS, este desgraciado caso, al igual que la división y el debilitamiento actualmente en curso del movimiento de pensionistas, obedece al objetivo mil veces reiterado por parte de las organizaciones que participan del gobierno: eliminar toda voz que adquiera una mínima importancia, se resista a ser controlada y responda a objetivos de independencia de clase.

6º Que como hemos podido comprobar CAS Madrid desde su fundación es una asociación de personas y así está inscrita en el Registro de Asociaciones, independiente de que en su actividad pueda establecer relaciones de colaboración con determinadas organizaciones o colectivos.

Por todo ello, Red Roja denuncia ante las organizaciones y compañeras y compañeros con los habitualmente colabora, la campaña pública de desprestigio personal y organizativo que sufre y a quienes la orquestan: Ángel en representación del SAS y Manolo en representación de Solidaridad Obrera.

Hasta ahora no hemos respondido a los infundios vertidos porque consideramos inadecuado utilizar redes sociales para dirimir temas organizativos y mucho menos para desacreditar a compañeros en la medida que estos hechos benefician fundamentalmente a nuestros enemigos. Ahora, cuando a pesar de las reiteradas advertencias, la campaña difamatoria continúa nos vemos en la obligación de hacer lo posible porque la verdad de los hechos se establezca.

Red Roja que, reiteramos, fue expulsada de la citada reunión de CAS Madrid por las organizaciones mencionadas tiene toda la legitimidad para participar activamente, como está haciendo, en el fortalecimiento y extensión de la asociación CAS – que es la única que tiene existencia legal –  en el conjunto del Estado. Y todo ello, desde los principios y planteamientos que llevaron a su creación: la lucha contra la privatización de la sanidad desde posiciones absolutamente independientes del poder.

15 de octubre de 2020

COMUNICADO-DE-RED-ROJA-ANTE-EL-CONFLICTO-CON-CASMADRID

Comparte en tus RRSS