La fake news del MUOS como ‎‎«maxi radar»

por Manlio Dinucci

Aunque la prensa atlantista dice lo contrario, el MUOS no es un radar defensivo ‎sino un nuevo sistema de comunicaciones militares vía satélite que permite al ‎Pentágono supervisar acciones ofensivas en cualquier lugar del mundo. Ese sistema ‎se compone de 4 estaciones terrestres y una de ellas está en Europa, en la isla italiana ‎de Sicilia.

‎«El M5S (Movimiento 5 Estrellas) se divide sobre el maxi radar siciliano.» Este titular del diario ‎italiano Corriere della Sera en realidad divulga una maxi fake news y no es precisamente sobre ‎el hecho que el Movimiento 5 Estrellas, después de haberse coronado vencedor en Sicilia con ‎el respaldo de quienes se oponen a la instalación del MUOS estadounidense en esa isla italiana, ‎ahora da marcha atrás sobre ese tema. La fake news tiene que ver más bien sobre el objeto ‎mismo que da lugar al litigio. ‎

Al definir la estación MUOS de Niscemi como un «maxi radar» se engaña a la opinión pública ‎haciéndole creer que se trata de un aparato electrónico terrestre de detección, y ‎por consiguiente defensivo. ‎

En realidad, es todo lo contrario. El MUOS (Mobile User Objective System) es un nuevo sistema ‎de comunicaciones vía satélite que refuerza la capacidad ofensiva de Estados Unidos a escala ‎planetaria. ‎

El sistema MUOS, desarrollado por Lockheed Martin para la U.S. Navy (la marina de guerra de ‎Estados Unidos) se compone, en su configuración inicial, de 4 satélites (más un quinto satélite de ‎reserva) posicionados en órbita geoestacionaria y vinculados a 4 estaciones terrestres. Dos de ‎esas estaciones están en suelo estadounidense (en Virginia y Hawai). Las otras dos están ‎en Australia y en Sicilia (Italia). Esas 4 estaciones del MUOS están conectadas entre sí por una ‎red de cables de fibra óptica terrestres y submarinos (la estación de Niscemi –ciudad de Sicilia– ‎está conectada directamente a la estación de Virginia (en Estados Unidos). ‎

El MUOS ya está en funcionamiento y en el verano de 2019 alcanzará su plena capacidad ‎operativa, que será 16 veces superior a la de los sistemas anteriores. Transmitirá ‎simultáneamente, en ultra-alta frecuencia, tanto mensajes de voz, como videos y datos, todo ‎encriptado. Los submarinos y navíos de guerra, cazabombarderos y drones, así como vehículos militares ‎en movimiento en cualquier lugar del mundo (incluyendo las regiones polares) y las ‎salas de mando terrestres, estadounidenses y de países aliados de Estados Unidos, estarán asi ‎conectados a una red única de mando, control y comunicaciones que responde a las órdenes del ‎Pentágono. ‎

Así que la estación MUOS de Niscemi no es un «maxi radar siciliano» que ‎protege la isla [italiana de Sicilia] sino una pieza fundamental de la máquina de guerra planetaria ‎de Estados Unidos. ‎

Lo mismo sucede con las demás grandes bases militares de Estados Unidos y la OTAN en Italia. ‎La «Naval Air Station Sigonella», a pocos kilómetros de Niscemi, es la base de donde parten ‎operaciones militares realizadas con fuerzas especiales y drones, principalmente en el Medio ‎Oriente y en África. ‎

La JTAGS (Joint Tactical Ground Station), estación satelital terrestre estadounidense del «escudo ‎antimisiles» [también estadounidense] desplegado en Sigonella, es una de las 5 estaciones ‎similares que el Pentágono ha instalado en todo el mundo –las demás se encuentran en ‎Estados Unidos, Arabia Saudita, Corea del Sur y Japón. Pero no sólo sirve para la defensa ‎antimisiles. Esa estación está también al servicio de operaciones de ataque desde posiciones ‎avanzadas. ‎

El Mando de la Fuerza Conjunta Aliada, con sede en Lago Patria (en Nápoles, Italia), está bajo las ‎órdenes de un almirante estadounidense, quien también está al mando de las fuerzas navales de ‎Estados Unidos en Europa (incluyendo la Sexta Flota estadounidense, basada en Gaeta [también ‎en Italia]) y de las fuerzas navales estadounidenses para África, cuyo cuartel general está en ‎Nápoles-Capodichino [también en Italia]. ‎

Camp Darby, el mayor arsenal estadounidense fuera de Estados Unidos, [está en Italia] sirve de ‎proveedor a las tropas de Estados Unidos y de sus aliados en las guerras que emprenden en el ‎Medio Oriente, Asia y África. ‎

La 173ª Brigada Aerotransportada estadounidense, con base en Vicenza [Italia], opera en ‎Afganistán, Irak, Ucrania y en otros países del este de Europa. ‎

Las bases de Aviano y de Ghedi –donde están desplegados los aviones de guerra estadounidenses e ‎italianos, bajo las órdenes de Estados Unidos y con bombas nucleares B61 [estadounidenses], ‎que a partir del año 2020 serán sustituidas por las bombas B61-12– son parte integrante de la ‎estrategia nuclear del Pentágono. ‎

Por cierto, ¿no se acuerdan Luigi Di Maio y los demás dirigentes del Movimiento 5 Estrellas ‎‎ [1] de que se comprometieron solemnemente con la Campaña Internacional por la ‎Abolición de las Armas Nucleares (ICAN, siglas en inglés) a incluir a Italia en el Tratado de la ONU ‎contra ese tipo de armamento para liberar a los italianos del armamento nuclear de ‎Estados Unidos?

Fuente: Red Voltaire