Pekín inaugura un nuevo ferrocarril que enlazará China con Irán en un mensaje a EEUU

Pekín ha inaugurado su nuevo ferrocarril que une China con Irán en un claro mensaje a EEUU de que va a potenciar sus vínculos con Teherán haga lo que haga su administración.

Mientras que EEUU ha abandonado el acuerdo nuclear y aboga por restaurar las sanciones, China ha dejado claro que va a aprovechar la oportunidad para dar un impulso al comercio con Teherán al abrir una nueva vía de ferrocarril  que conectará Teherán con varias ciudades chinas hasta llegar a Bayannur, una ciudad en la Región Autónoma de Mongolia Interior, en China. El proyecto también prevé enlazar a Irán con Kazajistán, Uzbekistán y Turkmenistán.

En este primer viaje, el tren inaugural transportó 1.150 toneladas de semillas de girasol. En comparación con el transporte oceánico, los productos chinos pueden llegar ahora a Teherán en menos de dos semanas, lo que supone un ahorro de más de 20 días. Lo mismo cabe decir de las importaciones iraníes hacia China. China es el principal destinatario de las exportaciones iraníes, que se incrementaron el pasado año en un 25% hacia dicho país. Las exportaciones chinas hacia Irán crecieron también en un 21% en 2017.

Esta vía terrestre supone también una ruta estratégica para China, porque está más protegida que las vías marítimas, más expuestas a las acciones de EEUU en caso de crisis entre Washington y Pekín.

China ha desarrollado formas efectivas de burlar cualquier sanción decretada por EEUU. En primer lugar, China utiliza otras divisas, como el euro o el propio yuan, en su comercio con países como Irán, Rusia u otros. Si no hay dólares en el comercio, EEUU no puede adoptar ninguna medida contra él.

Por otro lado, existen muchas empresas y bancos en China que no tienen relaciones económicas con EEUU. Y si no hay tales empresas en un sector, China directamente las crea. Las compañías chinas podrían incluso actuar como intermediarias para otras europeas que tienen intereses en EEUU, pero desean continuar comerciando e invirtiendo en Irán. Hablando con la CNBC, el antiguo diplomático estadounidense Carlos Pascual señaló que las ventas de petróleo de Irán a través de China y Rusia al resto el mundo pueden burlar también las sanciones.

“Cuando más busca EEUU extralimitar sus sanciones a otros países, más buscan estos sistemas efectivos y a largo plazo para contornearlas”, señaló un comentario del Washington Post. Al final, el país aislado será EEUU.

El burlar las sanciones contra Teherán funcionó incluso en un tiempo en el que Rusia y China habían accedido hasta un extremo a aislar a Irán por su programa nuclear antes del acuerdo de 2015. Ahora, esto es mucho más sencillo debido a que Rusia, China y Europa están en contra del aislamiento de Irán, señala el Post.

Source: Diverso

Almanar