Entrevista a Boro

¿Qué es lo que ocurrió el 29 de marzo de 2014 en Madrid y de que te acusan?

El 29 de Marzo de 2014 acudí junto con mis compañer@s a cubrir informativamente la movilización “Jaque a la monarquía” para el medio de información en el que participo desde hace años: lahaine.org. Había mucha tensión en Madrid, una semana antes la Policía Nacional había cargado contra una multitud en la Plaza de Colón al término de las Marchas de la Dignidad y se habían producido importantes disturbios. Además durante toda la semana  tuvieron lugar distintas movilizaciones, la última de ellas el 29 de marzo.  El papel de la prensa fue crucial en aquellos días, especialmente de la prensa crítica, la que denunció los abusos policiales y las injustificadas  cargas que se saldaron con decenas de heridos y detenidos. Muchos de los integrantes de esos medios  habíamos estado toda la semana en las calles informando minuto a minuto de lo que ocurría en todas aquellas convocatorias, en las Marchas de la Dignidad, en los Juzgados de Plaza Castilla, en Sol, o en la Complutense… y aquel día nos juntamos todos en Neptuno para cubrir la última convocatoria de la semana, la de Jaque a la Monarquía. Después de eso tenía pensado marchar de vuelta a Pamplona, que es donde vivo. Pero en vez de eso acabé durmiendo en comisaría y ahora amenazan con llevarme a la cárcel 6 años, además del pago de una multa de 6.200 euros.

Al llegar a Neptuno, ya observamos mala energía en el ambiente: un cordón policial, dentro de él unos 150 activistas, fuera del círculo un montón de gente que no se atrevía a entrar debido a la actitud violenta y provocadora de la policía: empujaban quitaban pancartas de las manos, identificaban y amenazaban a gritos… pero ese día también nos dimos cuenta de que los que estábamos cubriendo la protesta también formábamos parte de su objetivo. A los señores de azul no les habían gustado que nuestras informaciones  no les aplaudieran como hacían los medios oficiales y por el contrario, si habían denunciado su irresponsabilidad al cargar contra miles de personas. Así que, también desde un primer momento fuimos objeto de sus amenazas, empujones y demás. Al desconvocarse la marcha e intentar la gente marcharse del lugar, empezó la fiesta, por surrealista que parezca, la policía comenzó a perseguir por la calle a los activistas y periodistas que se iban del lugar, con su habitual chulería y violencia. Al llegar a Atocha  mi compañera y yo nos acercamos a grabar una de estas escenas, la Policía arremetió contra mi compañera, y yo me di la vuelta con los brazos en alto para simplemente detener la agresión. Otro agente salió corriendo tras de mí y yo corrí unos metros antes de ser derribado, en ese momento otros policías comenzaron a repartir a porrazos a todos los periodistas que trataban de grabar la detención, como consecuencia de esto varios de ellos sufrieron distintas lesiones, uno de ellos quedo inconsciente durante unos momentos, y les rompieron algunas cámaras, tras esto me llevaron detenido a la comisaría de Moratalaz.  Ahora me piden 6 años acusándome de agresión a dos agente pese a que todo está grabado desde varias cámaras. El juicio es el 16 de abril.


Pero no es el único juicio al que te has tenido que enfrentar…

Efectivamente, el pasado mes de noviembre fui juzgado con la Audiencia Nacional por “enaltecimiento al terrorismo” como encausado en la segunda fase de la “Operación Araña” centrada en usuarios de redes sociales. Son de sobra conocidos los ficheros donde las distintas policías intercambian datos sobre activistas políticos, están los legales y luego las listas negras en teoría no legales, pero que usan igual. Al igual que muc@s otr@s compañer@s estamos en esta situación no por lo que escribiéramos o dejáramos de escribir en Twitter o en Facebook. Estamos aquí por nuestra pertenecía a distintos colectivos, organizaciones o movimientos. Y lo de las redes sociales es una gran excusa. No hay más que ver como se están desarrollando los juicios, con unas sentencias que se contradicen unas a otras, que se pasan por el forro resoluciones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos e incluso varios artículos de la propia Constitución Española. Por este caso he sido condenado a un año y medio de prisión, sentencia que ahora mismo estoy recurriendo al Tribunal Supremo.


¿En qué situación estas actualmente?

Hasta que el Supremo no se pronuncie la sentencia no es firme aún, en cualquier caso me estoy centrando ahora en el juicio de Abril, que siempre fue el importante y el que lo motivó todo. Cara a ese juicio esperamos poder desmontar el relato policial mediante las abundantes evidencias de que lo que ocurrió ese día fue un ataque policial a la prensa en represalia por sus informaciones sobre lo ocurrido aquellos días en Madrid.


¿Qué acciones de solidaridad o actos relacionados con tu caso se están haciendo o se van a hacer?

Se ha puesto en marcha un blog con un manifiesto  en defensa del periodismo crítico y reclamando la absolución en el próximo juicio: borolibre.wordpress.com, por otro lado se ha puesto en marcha también una cuenta solidaria para poder recoger aportaciones que ayuden a sufragar los gastos judiciales de las dos causas. En los últimos meses he estado presente en distintas charlas en varios territorios del Estado, hablando sobre mi caso y sobre la represión a la libertad de expresión e información y seguiremos difundiendo el caso de aquí a la fecha del juicio o el tiempo que haga falta.