[Marchas Aragón] Carta abierta y convocatoria a un encuentro abierto de movimientos políticos, sociales, sindicales y personas a título individual

¡BASTA YA! Unifiquemos las luchas para conquistar plenos derechos sociales y laborales.

Pese a los esfuerzos empleados por los grandes medios de comunicación para ocultarlo, desde el comienzo de la crisis capitalista del 2008, el pueblo trabajador ha sufrido en sus carnes un grave deterioro de sus condiciones de vida y de sus derechos sociales, laborales y políticos:

  • Servicios públicos como Pensiones, Sanidad o Educación están siendo llevados a la quiebra y malvendidos para que empresas privadas hagan fortuna a costa de la clase trabajadora. El sistema público de pensiones ha normalizado la miseria. Miles de familias “van tirando” gracias a la pensión del abuelo y la abuela, mientras el gobierno anuncia una subida irrisoria del 0,25 % que no da ni para llegar a mediados de mes. La Sanidad pública está siendo demolida, externalizada y derivada a la empresa privada, que hace un negocio de nuestra salud. Las flagrantes “listas de espera”, la intencionada mala gestión, y el cierre de plantas, se traduce directamente en muertes que podrían ser evitadas.  Gracias a la implementación del plan Bolonia, la LOMCE y la política de recortes, las aulas en los colegios e institutos se han masificado, se han privilegiado los conciertos privados, elitizando la educación y expulsado de la Universidad a miles de jóvenes.


  • Bienes de primera necesidad como son la vivienda, la alimentación, la calefacción o la electricidad, quedan en manos de un puñado de especuladores. Los bancos acumulan miles de pisos vacíos mientras se ejecutan casi a diario decenas de desahucios contra los más desfavorecidos. La élite del sector alimenticio, los Auchan, los Mercadona etc., infla descaradamente los precios contra los trabajadores del campo a quienes pagan una miseria por sus productos, y contra el consumidor. Las eléctricas especulan con la luz y el calor, mientras cortan sus servicios a cientos de familias a diario, algo que en invierno se traduce directamente en asesinatos.


  • Las cifras oficiales de paro se maquillan para ocultar que 5 millones de trabajadores hoy están desempleados. Y para aquellos que tienen trabajo, en la inmensa mayoría de los casos, prácticamente no existen derechos laborales. Trabajadoras y trabajadores, mayores y jóvenes, mujeres y hombres, nos vemos forzados a malvender nuestros esfuerzos en jornadas agotadoras, aguantando todo tipo de vejaciones, presiones y chantajes por parte de los empresarios.


  • Debido a la doble opresión que sufren, y al deterioro general de las condiciones de vida, en el caso de las mujeres esta situación se recrudece. Se disparan los casos de violencia machista, de acoso sexual y de instrumentalización de los cuerpos de las mujeres. Se normaliza la desigualdad en los salarios y que la mujer deba además, realizar las “tareas del hogar”.


  • Derechos como el de manifestación o de expresión no son más que papel mojado. Hoy sufrimos una escalada represiva contra cualquier tipo de resistencia o disidencia. Las presas y presos y represaliados por luchar, por opinar y hasta por cantar, se cuentan por cientos.


Como consecuencia de todo esto, la pobreza se ha instalado en miles de hogares mientras que el 10% más rico de la población concentra en sus manos más de la mitad de la riqueza total. Las políticas que nos han traído hasta aquí han sido y son ejecutadas por todos los partidos políticos del régimen, al amparo de la monarquía parasitaria, fascista, heredada del franquismo, que los cobija. Pero vienen promovidas desde el exterior por la Unión Europea y organismos financieros capitalistas como el FMI o el Banco Mundial. Estos, después de haber forzado la desindustrialización del país en los años 80 y 90 con la complicidad del PSOE y las direcciones sindicales de CCOO y UGT, hoy a través de una “deuda pública” ilegítima, generada en realidad por entidades privadas, intervienen directamente las arcas públicas a través del artículo 135 de la Constitución. Artículo introducido en el 2011 que supedita nuestra soberanía y el destino de la clase obrera de todo el Estado a lo que decidan en Bruselas (las Merkel y Macron de turno, la famosa Troika).


La vía electoral, asumida por buena parte del movimiento social en los últimos años, ha desarticulado la posibilidad de ofrecer una lucha rupturista contra el régimen. La vía electoral nos ha dejado a merced del sistema capitalista, resignados, aislados, confiando nuestro futuro a las normas del enemigo, y anclados en luchas parciales. Ha quedado demostrado que sólo la movilización sostenida, que unifique combativamente todas las reivindicaciones del pueblo trabajador, puede comenzar a construir un futuro de paz y justicia social.


Por todo ello Marchas de la Dignidad en Aragón convoca a todas las resistentes y luchadoras, organizadas o no, a una gran asamblea abierta de movimientos políticos y sociales, el próximo sábado 10 de Marzo de 2018, donde comenzar a trazar una hoja de ruta común por la ruptura con el régimen, que gire en torno a estos ejes:

(1) Contra la explotación y por el empoderamiento de las y los trabajadores: Derogación inmediata de todas las reformas laborales, reconocimiento efectivo de los derechos laborales, control democrático de la economía. 

(2) Por la defensa y mejoramiento de los servicios públicos: derogación inmediata del artículo 135, re-municipalización sin indemnización de todos los servicios privatizados. Reforzamiento de hospitales y centros médicos, mejoramiento de las condiciones de enseñanza. Blindaje del sistema público de pensiones y mejoramiento del mismo que no permita la existencia de pensiones de miseria. 

(3) Contra la pobreza, contra la dictadura de Bancos y multinacionales, y por la garantía de unos niveles de vida digna para toda la población: Nacionalización y expropiación de la Banca, de las eléctricas y del conjunto total de viviendas vacías acumuladas por Fondos Buitre. 

(4) Por la soberanía de los pueblos: No al pago de la deuda, salida de la Unión Europea (un organismo que sólo sirve a los grandes capitalistas) y de su brazo armado, la OTAN. Por la retirada de tropas españolas en el exterior (Malí, Afganistán, Irak, etc.) donde únicamente defienden los intereses de multinacionales. Asistencia a refugiadas y migrantes, víctimas de las políticas imperialistas de esos mismos organismos. Reconocimiento efectivo del derecho a la autodeterminación para todos los pueblos que forman el Estado. 

(5) Derogación de todas las leyes represivas. Amnistía total, libertad inmediata de todas las presas y presos políticos,  absolución de todas las causas abiertas y anulación de todas las multas por motivos políticos. 

(6) Por la implementación de políticas efectivas dedicadas a acabar con la desigualdad de género en la empresa, en la casa, y contra las violencias machistas.