Comunicado de Red Roja sobre los jóvenes de Altsasu

La enorme brutalidad de la petición de la fiscalía de 375 años de cárcel para los jóvenes de Altsasu destaca la evidencia de que mientras algunos se obcecan en mirar para otro lado y negar la naturaleza de clase del Estado, la oligarquía que detenta el poder heredado de la Dictadura desde la Transición sigue descargando sobre los oprimidos toda la violencia de sus aparatos. Cuanto menos claro lo tengamos y actuemos como si esto fuera una democracia, más desprevenidos y débiles nos encontrarán.

Lo que el poder entiende es la sumisión a sus dictados. La legislación antiterrorista, que se mantiene íntegra, es aplicada a su albedrío y es su arma contra quienes no hincan la rodilla con la suficiente presteza. Y la esgrimen especialmente contra la juventud, como demuestra el escarnio del caso de Alfon, intentando que el terror paralice la inevitable respuesta de quienes tienen toda  la vida por delante y ningún futuro mínimamente asegurado.

Quienes no contemplamos la sumisión a su barbarie, sabemos que la solidaridad, la unidad en la lucha y, sobre todo, la organización son las tareas inmediatas que nos apremian.

¡Amnistía y libertad para todas las personas encarceladas o procesadas por luchar!

15 DE JULIO DE 2017