Frente a sus rejas, denunciarlos a ellos

Red Roja publica esta nota para declarar en primer lugar su solidaridad con Fran Molero, que acaba de ser condenado a cinco años de cárcel, en mitad de un silencio mediático cargado de complicidad. Este joven malagueño de 27 años participó, el 25 de abril de 2013, en la movilización de “Rodea el Congreso” en Madrid. Allí fue detenido y maltratado verbal y físicamente. Ahora, además de encarcelarlo, le piden 16.000 euros de multa. Otro gravísimo ataque del Estado contra la clase trabajadora que resiste.

También en estos días, y por orden de la Audiencia Nacional, los Mossos han detenido, en Barcelona y Manresa, a nueve jóvenes anarquistas de entre 26 y 32 años. Frente a estos hechos, nuestra organización se suma a las CUP, que han declarado que la Audiencia, como buena heredera del Tribunal de Orden Público franquista, pretende criminalizar a la disidencia.

Pero también acaba de conocerse que la Audiencia Provincial de Jaén ha condenado a Andrés Bódalo, miembro de la Permanente Nacional del SAT, a tres años de cárcel como consecuencia de una campaña por el empleo desarrollada en Jódar en septiembre de 2012. Así como la detención, hace tan solo unas horas, de nueve militantes de Causa Galiza. O como el nuevo juicio a Askapena en el que se llega al esperpento de prohibir incluso la solidaridad internacionalista incluyéndola entre los objetivos de la “lucha antiterrorista”. Toda una pura persecución política de un régimen que, cual perro asustado, enseña los dientes.

Estos casos se suman al reciente encarcelamiento del compañero Alfon, tras ser condenado a 4 años, así como a innumerables otros casos. Sin embargo, como nuestra organización ha venido defendiendo desde su misma constitución, es necesario entender que nada de esto es nuevo, en un país en el que, tras la Transición, la represión política ha continuado cebándose contra los revolucionarios, como demuestran los casos de Manuel Pérez Martínez “Arenas”, secretario general del PCE (r), o del dirigente abertzale Arnaldo Otegi, y de tantos otros luchadores que llevan años en prisión por ser disidentes.

Red Roja ha declarado incansablemente que no vivimos en ninguna democracia sino en un régimen de contrarrevolución preventiva. Y que la represión, administrada selectivamente hasta ahora, se irá generalizando a causa de la crisis y de la agudización de las contradicciones sociales.

Así pues, llamamos al conjunto de las organizaciones comunistas, anarquistas, antifascistas a desarrollar todo tipo de actividades de denuncia para visibilizar la situación de los presos políticos y luchar por su liberación. Traigamos a nuestros camaradas a casa. Son imprescindibles.

¡No pasarán! ¡Libertad presos políticos! ¡Contra su represión, nuestra organización!